Blog Ibramed

Estética para la tercera y cuarta edad

Responsable técnica: Renata Gomes Moreira Actualmente, la estética para la tercera y cuarta edad viene ganando fuerza y el mercado busca alcanzar gradualmente ese público. Se nota que, bajo el punto de vista biológico, la tercera edad se constituye de personas con edad entre 50 y 77 años, ya la cuarta edad se constituye de… Continue reading Estética para la tercera y cuarta edad

Responsable técnica: Renata Gomes Moreira

Actualmente, la estética para la tercera y cuarta edad viene ganando fuerza y el mercado busca alcanzar gradualmente ese público. Se nota que, bajo el punto de vista biológico, la tercera edad se constituye de personas con edad entre 50 y 77 años, ya la cuarta edad se constituye de personas con edad entre 78 y 105 años. De acuerdo con datos del año de 2018 del IBGE (Instituto Brasileño de Geografía y Estadística), la expectativa del brasileño llega a 76 años, siendo que 1 de cada 4 brasileños tiene 50 años o más. En la mayoría de los casos, la piel de las personas de la tercera o cuarta edad requiere un cuidado mayor, visto que tienden a ser más sensibles y frágiles, por tanto, tratamientos profilácticos deben ser implementados objetivando la prevención de enfermedades comunes oriundas del envejecimiento.

El proceso de envejecimiento es progresivo y las alteraciones morfológicas y fisiológicas pasan a ser más evidentes a lo largo de los años. El aspecto de la piel, por su vez, se refleja si fue cuidada a lo largo de los años, como eso ocurrió, debido a su genética y, claro, a los hábitos cultivados, tales como: estrés, alcohol, alimentación desequilibrada, tabaco (aún más un público que, antiguamente, consideraba elegante fumar), contaminación, frío, diferencias de temperatura y calor húmedo. Efectos estos que pueden generar señales más drásticas en la piel, siendo: más fina, resecada aunque haya sido oleosa en el transcurrir de su juventud, más frágil, más propensa a lesionarse, manchas, enrojecida, opacidad y pérdida de elasticidad. Y, más nocivamente aun, puede ocasionar el cáncer de piel.

Esta involución fisiológica ocurre de la siguiente manera: disminución de la actividad de los fibroblastos y, consecuentemente, reducción de producción de colágeno, elastina, renovación celular, producción de sebo y de la barrera hidrolipídica, afectando negativamente a la defensa inmunológica.

A partir de estos efectos, la industria estética pasa a ver más cuidadosamente a las personas de la tercera y cuarta edad. Como ya mencionado, la búsqueda por cuidados aumenta debido a la preocupación de este target para con su salud, pero hay un gran porcentaje de la demanda de tratamientos estéticos, para que el paciente obtenga una sensación de bienestar y mayor calidad de vida, a fin de poder disfrutar mejor aún, su jubilación y/o tiempo ocioso.

Algunos consejos valiosos para proteger la piel son: ingerir bastante agua, aplicar jabones de olor líquidos y exfoliantes y usar el filtro solar diariamente. Otros consejos que también deben ser implementados con el propósito de contribuir en toda envoltura terapéutica son: alimentación balanceada e incluir en su rutina la práctica de ejercicios físicos, si posible diariamente, iniciando con las caminadas, estiramientos, siempre respetando sus límites. Los tratamientos estéticos recomendados son:

  • Peeling de cristal (Dermotonus Esthetic);
  • Limpieza de piel;
  • Terapia vibro-oscilatoria (con Modellata®) para masaje relajante;
  • Drenaje linfático;
  • Radiofrecuencia (con Hooke®) en tratamiento de flaccidez de piel;
  • Carboxiterapia (con Ares®) para reducción de adiposidad localizada;
  • Luz intensa pulsada (con Lyra®) en tratamientos de manchas.

Vale resaltar que antes de todo y cualquier tratamiento estético, el profesional correctamente capacitado debe evaluar las condiciones de la piel de su paciente.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.